Ago
28
2017

Potencial mundial de la acuicultura marina

La acuicultura marina representa una oportunidad para incrementar la producción de los recursos ictícolas frente a la creciente demanda de proteínas de origen marino y un límite para la expansión de las cosechas salvajes. Sin embargo, se desconoce la capacidad mundial para aumentar la producción acuícola del océano y el potencial de productividad relativa entre países. Aquí, se mapea el potencial de la producción biológica para la acuicultura marina en todo el mundo. Incluso después de aplicar las limitaciones, basadas en los usos y limitaciones existentes en el océano, se encuentran vastas áreas en casi todos los países costeros que son adecuadas para la acuicultura. El potencial de desarrollo supera con creces el espacio necesario para satisfacer la demanda previsible de productos del mar; de hecho, los actuales desembarques totales de todas las pesquerías podrían producirse utilizando menos del 0,015% de la superficie oceánica mundial. Este análisis demuestra que es poco probable que el espacio adecuado limite el desarrollo de la acuicultura marina y destaca el papel de otros factores, como la economía y la gobernabilidad, influirán en la configuración del crecimiento. La gran cantidad de espacio adecuado para la acuicultura marina ofrece a los países la oportunidad de desarrollar la acuicultura de manera que se ajuste a sus objetivos económicos, ambientales y sociales.

Como la población humana parece llegar a 10 mil millones de personas en el 2050, nuestros sistemas alimentarios estarán bajo intensa presión para producir proteínas animales. Frente a la estabilización de las capturas de la pesca y los altos impactos de la agricultura en tierra, el impulso se dirige hacia la acuicultura. La sostenibilidad relativa de la acuicultura marina en comparación con la producción de carne basada en tierra, y los beneficios para la salud humana de las dietas ricas en pescado, hacen aún más acuciante que consideremos el potencial de la acuicultura. Los océanos representan una inmensa oportunidad para la producción de alimentos, sin embargo, el medio marino abierto está en gran medida sin explotar como recurso agrícola.
I
La mayor parte de la acuicultura existente tiene lugar en tierra, en agua dulce y en aguas marinas costeras. Sin embargo, problemas como el alto uso de los recursos, la contaminación y la destrucción del hábitat han creado una reputación generalmente negativa para la acuicultura en varios países. La acuicultura en aguas abiertas parece tener varias ventajas sobre los métodos de cultivo más tradicionales, incluyendo menos conflictos espaciales y una mayor capacidad de asimilación de nutrientes, destacando las oportunidades para el desarrollo marino sostenible. Sin embargo, las granjas oceánicas de gran escala aún no son comunes, por lo que la gestión y la investigación cuidadosa son un elemento esencial de la expansión sostenible de la acuicultura marina.
I
A pesar de la percepción de que la acuicultura marina tiene un alto potencial de crecimiento, se sabe poco sobre el alcance, la localización y la productividad de las áreas de crecimiento potencial en todo el mundo. La mayor parte de la investigación sobre el potencial de la acuicultura marina se ha centrado en especies específicas y/o regiones específicas, y sigue habiendo una importante necesidad de evaluar el potencial de crecimiento más general entre los lugares. Para corregir este déficit, si nos basamos en la fisiología y la teoría del crecimiento, junto con los datos ambientales para cuantificar y mapear el potencial mundial para la acuicultura de peces y moluscos bivalvos. Estas categorías representan dos tipos principales de cultivo: la acuicultura alimentada, donde se proveen alimentos de una fuente externa, y la acuicultura sin recursos, donde la nutrición proviene del medio ambiente. Centrándose en cuantificar una línea de base biológica realista dada la diversidad de los usos oceánicos existentes, proporcionando así una visión novedosa del potencial productivo acuícola global, y el papel que podría desempeñar en el abordaje de la seguridad alimentaria en el futuro. En última instancia, las limitaciones económicas y sociales de la acuicultura pueden limitar la producción, y su inclusión en investigaciones futuras ayudará a refinar aún más el potencial de producción realista.
I
Para caracterizar el potencial de la acuicultura, se utilizó un enfoque de tres pasos. En primer lugar, se analizó la productividad relativa de cada área de 0,042 grados de océano global para la acuicultura de peces y moluscos bivalvos. Para ello, se limitó el potencial de producción para cada una de las 180 especies de acuicultura marina (120 peces y 60 moluscos bivalvos) a zonas  dentro
de sus umbrales térmicos superior e inferior respectivos, utilizando datos de temperatura de superficie del mar de 30 años.
I
A continuación, se calculó el promedio (multi-especies) índice de crecimiento de rendimiento (GPI) para cada área, para todas las especies de peces y moluscos bivalvos, lo que resulta en una evaluación espacialmente explícita del potencial de crecimiento general para cada tipo de acuicultura. El GPI se deriva de la ecuación de crecimiento de von Bertalanffy, quien utiliza parámetros específicos de la especie (tasa de crecimiento y longitud máxima) para crear una sola métrica para describir el potencial de crecimiento de una especie. Se espera que las ubicaciones con un GPI alto tengan mejores condiciones de crecimiento para un espectro de especies de acuicultura y, por lo tanto, son muy adecuadas para el desarrollo. Por otra parte, el uso de promedios de GPI a través de especies proporciona una evaluación conservadora, ya que estamos considerando un promedio más que el potencial de crecimiento máximo.
I

En segundo lugar, una vez que se determinó el potencial de producción, se eliminaron las áreas inadecuadas con ciertas limitaciones ambientales o de uso humano comunes, debido al bajo contenido de oxígeno disuelto (sólo peces) y a la baja disponibilidad fitoplanctónica (sólo bivalvos). También se eliminaron las áreas a una profundidad mayor a 200 metros de profundidad, porque generalmente son caras para fondear granjas; se excluyeron áreas marinas protegidas, plataformas petroleras y áreas de transporte de alta densidad.

I

Para el tercer y último paso, se estimó la producción potencial idealizada por unidad de área convirtiendo el IPM medio (multi-especies) en producción de biomasa, suponiendo que se utiliza una baja densidad y el diseño de la granja es uniforme en el espacio.
I
Se encontró que más de 11.400.000 km2 son potencialmente aptos para peces y más de 1.500.000 km2 para los moluscos bivalvos. Tanto la acuicultura de peces como la de los moluscos bivalvos mostraron un potencial expansivo en todo el mundo, incluidos los países tropicales y templados. Sin embargo, por la teoría metabólica, muchas de las áreas con el GPI más alto se localizaron en regiones tropicales cálidas. La producción potencial total es considerable: si se desarrollaran todas las áreas designadas como adecuadas en este análisis (suponiendo que no hay más limitaciones económicas, ambientales o sociales), estimamos que podrían producirse alrededor de 15 mil millones de toneladas de peces cada año, más de 100 veces el actual consumo mundial.
Fig. 1 A) Las áreas azul y roja representan las ubicaciones que tienen condiciones de cultivo potencialmente adecuadas para la acuicultura marina. El rojo significa las áreas con la productividad potencial más alta (20% superior). Zonas de ampliación para la costa meridional de Kenya (b), Indonesia central (c) e Is. Fiji (d). Estas ubicaciones se indican mediante rectángulos negros en cada una.

Fig. 2 A) Porcentaje de la zona económica exclusiva (ZEE) de cada país que tiene condiciones de cultivo potencialmente adecuadas para los moluscos bivalvos y ningún uso conflictivo conocido. Cada barra representa un solo país agrupado por región. (d) Superficies potenciales centradas en Guinea (b), Bangladesh (c) y Uruguay, Argentina y sur de Brasil (d). Estos son los países con mayor porcentaje de áreas adecuadas para moluscos bivalvos en África, Asia y América del Sur, respectivamente.

Aunque este análisis demuestra claramente un vasto potencial de acuicultura, existen importantes factores ambientales y socioeconómicos adicionales que excluirían un espacio aparentemente adecuado. Por ejemplo, una evaluación más refinada puede excluir áreas ambientalmente sensibles o de alta biodiversidad, como los arrecifes de coral. Otras áreas podrían ser evitadas debido a consideraciones económicas, tales como la distancia a los puertos, el acceso a los mercados, la infraestructura de la costa y el capital intelectual o de negocios. También deben tenerse en cuenta las interacciones sociales con las pesquerías silvestres, los empleos, los precios y el patrimonio cultural. Otros usos de estas áreas, como las militares o la producción de energía, también pueden limitar el espacio disponible. Las zonas reales adecuadas para el desarrollo de la acuicultura serán ciertamente más pequeñas que las áreas identificadas. Sin embargo, la escala del espacio potencial sugiere una alta flexibilidad en las explotaciones de localización de acuerdo con restricciones más variadas.

I

Casi todos los países costeros tienen un alto potencial de acuicultura marina y podrían satisfacer su propia demanda de mariscos domésticos, sin asumir otros factores limitantes, utilizando sólo una pequeña fracción de su territorio oceánico. Si bien el potencial global es enorme, algunos países muestran una promesa particular. Indonesia, por ejemplo, tiene uno de los mayores potenciales de producción anual de peces y moluscos bivalvos. El desarrollo de sólo el 1% de la superficie oceánica apropiada de Indonesia podría producir más de 24 millones de toneladas de pescado al año o más de 3.9 × 1011 moluscos bivalvos de 4 cm. Si se consume totalmente en Indonesia, este volumen de producción adicional de pescado aumentaría el consumo de pescado por habitante seis veces. De hecho, ya existe una actividad considerable para expandir la acuicultura indonesia.

Fig. 3 Cada barra representa un solo país agrupado por región. La gran mayoría de los países necesitarían cultivar mucho menos del 1% de su ZEE para producir todos los productos del mar que consumen actualmente.

I
Cabe destacar que muchos países con mayor potencial no están actualmente produciendo grandes cantidades de acuicultura marina. Por ejemplo, la producción de peces marinos está concentrada en sólo unos pocos países, como Noruega, Chile y China, que tienen un alto potencial para ciertas especies, pero no están entre los países que muestran tener el mayor potencial de crecimiento biológico entre especies. Las especies que muestran mayor promesa para la acuicultura en aguas abiertas no son las mismas especies que actualmente son más comunes en el cultivo marino. La forma en que se desarrolla la industria offshore y cuáles especies se convierten en las más dominantes tendrán repercusiones claras sobre dónde es más probable que ocurra el crecimiento de la acuicultura.

Fig. 4 A, Producción actual de peces en acuicultura marina. B, Producción potencial si el 1% del área adecuada en cada país fuera desarrollada para la acuicultura de peces con baja densidad. Cabe señalar que algunos países, como China y Noruega, ya producen más peces marinos que el potencial proyectado, lo que podría reflejar una producción más intensiva o una fracción mayor del área marina ya desarrollada para la acuicultura.

I
El enorme potencial de acuicultura no aprovechado en gran parte del mundo y el desajuste entre el potencial de crecimiento y la producción actual sugieren que otros factores, como restricciones sociales, económicas, políticas y / o reglamentarias, limitan mucho más el desarrollo de la acuicultura que las limitaciones biológicas o los usos conflictivos. De hecho, una brecha entre la ciencia, la política y las condiciones socioeconómicas locales parece ser un problema común que limita la expansión de la acuicultura. Por ejemplo, la ineficiencia reguladora y la incertidumbre han contribuido al limitado desarrollo de la acuicultura marina en los Estados Unidos, un país con alto potencial de crecimiento y grandes mercados de productos pesqueros, principalmente servidos por importaciones. Si bien se han hecho progresos recientes para mejorar el proceso de concesión de permisos en las aguas federales (en particular la aplicación en 2016 del Plan de Gestión Pesquera del Golfo de México para la Acuicultura Offshore), persisten importantes obstáculos sociales, económicos y de gobernanza. Además, si bien se han realizado grandes avances tecnológicos para abordar cuestiones que limitan el desarrollo. La investigación futura y la elaboración de políticas que integren las estimaciones del potencial de crecimiento con los aspectos económicos y sociales de la acuicultura proporcionarán una mayor comprensión de las posibles trayectorias de crecimiento y los límites del desarrollo de la acuicultura marina en todo el mundo.
I
En el caso de Argentina, en el año 2015 se logró la aprobación de la Ley Nacional de Fomento de la Acuicultura, reclamándose actualmente, su decreto reglamentario. Además, la aprobación del Proyecto de Acuicultura Multitrófica Integrada en el Canal de Beagle, en proximidades de bahía Brown, con su consorcio constituido, está a la espera de su ejecución; el cuál se constituiría en el inicio del desarrollo de la acuicultura offshore en Argentina.
I
Si bien las evaluaciones de aptitud para la acuicultura se basaron en las condiciones oceánicas actuales, el ambiente está cambiando a un ritmo sin precedentes. Los futuros esfuerzos para evaluar cómo los riesgos climáticos modificarán este potencial, dados los cambios previstos en las temperaturas y la productividad regional de los océanos mejorarán las predicciones a largo plazo del potencial acuícola y ofrecerán evaluaciones más matizadas de cómo el cambio climático afectará a las especies individuales.
I
Sin lugar a duda, el paso en Argentina, como en el resto del mundo, es el desarrollo de ingeniería aplicada a estructuras offshore, que incluyan el concepto de cultivos multitróficos integrados.
I
Cabe aclarar que este artículo se basa en los trabajos de: Rebecca R. Gentry, Halley E. Froehlich, Dietmar Grimm, Peter Kareiva, Michael Parke, Michael Rust, Steven D. Gaines & Benjamin S. Halpern.
I
Si este artículo te interesó, y quieres integrar un grupo de trabajo, para desarrollar estos conceptos, sólo debes escribirme: info@criarpeces.com.ar

 



Deja un comentario

Categorias

Archivos